Esclerosis sistémica (esclerodermia)


General u Otro | Reumatología | Esclerosis sistémica (esclerodermia) (Disease)


La esclerodermia es una enfermedad crónica, autoinmune que afecta más comúnmente a mujeres de mediana edad. Puede causar inflamación y la pérdida de elasticidad de la piel y enfermedades del corazón, los pulmones, los riñones y el tracto gastrointestinal. Parece que algunas personas están genéticamente predispuestas a la esclerodermia, pero la enfermedad sólo se produce cuando ciertos factores o una combinación de factores ambientales (exposición a ciertos productos químicos, por ejemplo), actúan. Los estudios han encontrado ciertos anticuerpos en pacientes con esclerodermia que no aparecen en otras enfermedades autoinmunes.

La investigación sobre cómo y por qué estos anticuerpos aparecen conducirá a una mejor comprensión de los mecanismos que causan la enfermedad. A pesar de un posible componente genético, no se considera una enfermedad hereditaria, son raros los casos en los que dos parientes cercanos desarrollan la enfermedad.

Causas y factores de riesgo

La enfermedad es causada por una sobreproducción de colágeno en el tejido conectivo del cuerpo. El colágeno es normalmente responsable de mantener la flexibilidad de la piel y los órganos, pero cuando se produce en exceso, hace que el tejido se vuelva grueso e inmóvil.

La esclerodermia se clasifica como una enfermedad autoinmune. Estas enfermedades ocurren cuando el sistema inmunológico utiliza las armas para luchar contra las infecciones, incluyendo anticuerpos contra los tejidos sanos del cuerpo. En la esclerodermia, el cuerpo produce anticuerpos específicos.

Esclerodermia significa piel gruesa, pero la enfermedad es grave cuando afecta a órganos internos, como el engrosamiento del tejido pulmonar, el corazón, los riñones, el tracto intestinal, los músculos y las articulaciones. La rigidez puede afectar el sistema circulatorio, digestivo y respiratorio. No se sabe qué causa la esclerodermia, pero algunos estudios sugieren la participación de factores ambientales y genéticos.

Diagnóstico y tratamiento

La esclerodermia no es contagiosa. La exposición ocupacional al polvo de sílice (no silicona) se considera implicada en el desarrollo de la enfermedad, principalmente en hombres. La exposición a una mezcla de disolventes usados en pintura ha sido reportada como causa de un aumento en el riesgo de esclerodermia en mujeres. Los análisis de sangre para detectar estos anticuerpos son útiles en la determinación de la gravedad de la enfermedad, aunque estos anticuerpos no están presentes en todos los pacientes.

...