Amigdalectomía


Garganta | Otorrinolaringología | Amigdalectomía (Disease)


La amigdalitis aguda es una infección de las amígdalas causada por varios tipos posibles de bacterias o virus. En su forma crónica es una infección persistente que puede causar endurecimiento amigdalar. Los síntomas de la infección de la amígdalas o adenoides incluyen: dolor de garganta, fiebre, mal aliento, dificultad para tragar, e inflamación de los ganglios en la parte delantera del cuello.

Causas y factores de riesgo

La amigdalitis es una enfermedad inflamatoria causada por bacterias, alergias o problemas respiratorios. Cuando se inflaman, las amígdalas se enrojecen, se hinchan y se cubren con una capa grisácea o amarillenta.

La amigdalitis por lo general comienza con un repentino dolor de garganta seguido por dolor al tragar. Los tejidos de la garganta, se hinchan obstruyendo el paso de aire al sistema respiratorio.

Diagnóstico y tratamiento

La amigdalectomía es la extirpación quirúrgica de las amígdalas.

Está indicada en casos de infección amigdalar crónica o repetida o amígdalas hipertróficas que impiden respirar.

Desarrollo y convalecencia - La cirugía se realiza bajo anestesia general de corta duración. A veces 24 horas después se produce el sangrado de la garganta, el paciente debe permanecer acostado sobre un lado, facilitando la deglución. Es común sentir dolor en la garganta y el oído, a menudo se requiere la administración de un analgésico. Se administrara una dieta líquida. El dolor al tragar durante las comidas puede persistir durante 2-3 semanas.

La cura completa se consigue normalmente en dos semanas. Si el sangrado ocurre después, es necesario consultar a un médico de inmediato. La amigdalectomía generalmente dura 45 minutos y esta recomendado realizarla bajo anestesia general. La mayoría de los niños están en observación sólo el día de la cirugía, los niños menores de 3 años y los pacientes que sufren de apnea del sueño es probable que tengan complicaciones después de la cirugía y deben permanecer hospitalizados.

El primer día se requiere reposo en cama. En los adultos, el descanso puede durar hasta el quinto día después de la cirugía, cuando las costras se desprenden y hay riesgo de sangrado. Todos los que pasan por esta cirugía deben beber mucho líquido a temperatura ambiente para evitar la deshidratación. Los efectos secundarios pueden ser: voz aguda, congestión nasal, dolor de garganta y dolor al tragar. A largo plazo, los pacientes son propensos a la infección.

Si la cirugía es necesaria en niños de 2, 3 años, es cierto que existe un riesgo de contraer diversas infecciones respiratorias, pero este riesgo no es tan grande como muchos padres imaginan.

Sin embargo, tratamos de mantener las amígdalas tanto como sea posible. Después de la cirugía, el bebé no debe entrar en contacto con gérmenes peligrosos. Sabemos que la pulverización de las amígdalas mediante el uso del laser puede conducir a un...