Reemplazo total de rodilla


Piernas | Ortopedia | Reemplazo total de rodilla (Disease)


La cirugía de reemplazo total de rodilla es considerada para los pacientes cuyas articulaciones de la rodilla han sido dañado por cualquier artritis progresiva, trauma, u otras enfermedades destructivas raras de la articulación. La razón más común para el reemplazo de rodilla en los Estados Unidos es la osteoartritis grave.

Causas y factores de riesgo

Los riesgos de la artroplastia total de rodilla incluyen coágulos de sangre en las piernas que pueden viajar a los pulmones (embolia pulmonar). La embolia pulmonar puede causar dificultad para respirar, dolor en el pecho, e incluso shock. Otros riesgos incluyen la infección del tracto urinario, náuseas y vómitos (usualmente relacionadas con medicamentos para el dolor), dolor crónico de rodilla y rigidez, sangrado en la articulación de la rodilla, lesión nerviosa, lesión de los vasos sanguíneos, y la infección de la rodilla que puede requerir una re intervención. Por otra parte, los riesgos de la anestesia incluyen daño potencial al corazón, pulmón, riñón, y daño hepático.

Diagnóstico y tratamiento

La cirugía se realiza bajo condiciones de esterilidad en la sala de operaciones bajo anestesia raquídea o general. Usted estará acostado sobre su espalda con una venda hemostática (torniquete) alrededor del muslo aplicada para reducir la pérdida de sangre. El cirujano ortopédico hace una incisión sobre la articulación de la rodilla para exponerla. Primero se trabaja en el fémur (hueso del muslo), las partes dañadas se eliminan específicamente, utilizando instrumentos especiales. El componente femoral de la prótesis se une al extremo del fémur con o sin cemento. Elárea dañada de la tibia (hueso de la espinilla) y el cartílago se eliminan.

Las zonas deformadas se retiran para formar una superficie lisa que se une a al implante. El componente tibial de la prótesis se une al extremo superior de la tibia con cemento o tornillos especiales, dependiendo de muchos factores y la preferencia del cirujano.

El fémur y la tibia con nuevos componentes se vuelven a colocar en su lugar original para formar la nueva articulación. Con todos estos nuevos componentes en su lugar, se harán los movimientos de prueba en la articulación de la rodilla. Se elimina el exceso de cemento. Todo el conjunto es irrigado con una solución salina estéril. La rodilla es entonces cuidadosamente cerrada y generalmente se coloca un drenaje y luego la rodilla es vendada.

Como en cualquier cirugía mayor hay riesgos. La decisión de ir a la cirugía se hace meditando las ventajas y desventajas de esta cirugía. Es importante estar informados sobre estos riesgos antes de que se realice la cirugía. Las complicaciones pueden ser generales o locales específicas.

...