Vasculitis o Inflamación de las Arterias


General u Otro | Reumatología | Vasculitis o Inflamación de las Arterias (Disease)


Descripción

La vasculitis es una inflamación de los vasos sanguíneos (venas, arterias y capilares). La vasculitis puede afectar los vasos sanguíneos de cualquier tipo, tamaño o ubicación y causar disfunción en cualquier órgano del cuerpo, incluyendo el sistema nervioso central y periférico. Los síntomas de la vasculitis dependen de los tipos de vasos involucrados y del tipo de cuerpo afectado.

Hay muchos síntomas que pueden afectar a cualquier órgano o sistema. Donde la piel está afectada, puede ocurrir una erupción (un cambio de color, apariencia o textura de la piel). Si disminuye el suministro de sangre a los nervios,una sensación anormal puede ocurrir inicialmente, seguida más adelante, por la pérdida de la sensibilidad local. La vasculitis que se encuentra en el cerebro, puede conducir al infarto cerebral y al ataque al corazón. La reacción inflamatoria en la vasculitis renal, puede provocar cambios en los exámenes de orina y al mismo tiempo la aparición de insuficiencia renal crónica. A veces los síntomas pueden ser de tipo inespecífico, general, tales como: fiebre, pérdida de apetito, pérdida de peso, fatiga y cansancio.

Causas y factores de riesgo

Generalmente, no se conoce la causa real de esta enfermedad. Sin embargo, la anormalidad del sistema inmune y la inflamación de los vasos sanguíneos son características comunes. Cada forma de vasculitis tiene su propio patrón característico de síntomas, muchos de los cuales dependen de qué órganos particulares se ven afectados.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la vasculitis se basa en la historia clínica del paciente,los resultados de las pruebas de los síntomas actuales, una exploración física completa y de laboratorio específico. Puede realizarse un completo análisis hematológico, que muestre los cambios que pueden ocurrir en la vasculitis. Estos cambios incluyen: Anemia,un aumento de los leucocitos (glóbulos blancos); el aumento de las plaquetas; enfermedad del hígado o el riñón y síntomas de una reacción alérgica. Los exámenes de sangre, pueden detectar la existencia de complejos inmunes o anticuerpos (cómo el cuerpo reacciona a factores que considera amenazas) que pueden provocar vasculitis. Las pruebas adicionales incluyen: radiografías, biopsias deL tejido cardiaco vascular e imágenes.

El tratamiento depende totalmente de los grados y los órganos afectados. Si la vasculitis es el resultado de una reacción alérgica, puede resolverse espontáneamente sin necesidad de tratamiento. En otras situaciones, cuando afectó a órganos vitales como los pulmones,los riñones o el sistema cerebral, requiere un tratamiento rápido y agresivo. El tratamiento sistémico incluye corticosteroides. Los medicamentos citostáticos (usados para tratar el cáncer) también se utilizan, pero en dosis mucho más bajas que las administradas a pacientes con cáncer. La quimioterapia se usa para suprimir la respuesta inmune anormal q...