Bulimia nerviosa (vómitos y atracones)


Cabeza | Psiquiatría | Bulimia nerviosa (vómitos y atracones) (Disease)


La bulimia nerviosa es un trastorno alimentario que implica el consumo de una gran cantidad de alimentos en un corto período de tiempo, seguido de un intento de expulsar la comida ingerida, (atracones y purgas). Después de los atracones, varios métodos se utilizan para evitar el aumento de peso, como los vómitos auto inducidos, el uso de laxantes, y el ejercicio excesivo.

Muchas personas con bulimia pueden haber tenido anorexia nerviosa en el pasado o alternar las dos condiciones.

Los signos y síntomas pueden incluir: estar preocupado por la forma de su cuerpo y su peso, vivir con el temor de aumentar de peso, comer hasta el punto de sentir que no se puede controlar esta conducta, malestar o dolor, gastro-paresia o retraso en la evacuación, estreñimiento, infertilidad, comer mucho más en un episodio de atracón que en una comida normal o merienda, forzarse a vomitar o hacer ejercicio en exceso, hacer un mal uso de laxantes, diuréticos o enemas después de comer y el uso de suplementos dietéticos o productos a base de hierbas para perder peso.

Causas y factores de riesgo

La causa exacta de la bulimia es desconocida. Genéticos, psicólogos y familiares, piensan que la sociedad o las creencias culturales juegan un papel importante. Hay un aumento en el riesgo de tener bulimia si hay problemas psicológicos y emocionales, por la edad y el sexo y por la presión social.

Las posibles complicaciones son: estreñimiento, deshidratación, caries dentales, hemorroides, pancreatitis, problemas del corazón, como un latido irregular y la insuficiencia cardíaca, daño del esófago por el abuso de los vómitos, la ansiedad y la depresión, las drogas y el consumo alcohol en exceso.

Diagnóstico y tratamiento

La bulimia nerviosa puede ser difícil de detectar, en comparación con la anorexia nerviosa. Es necesario un examen psicológico. Otras investigaciones incluyen análisis de sangre y orina.

El tratamiento puede ser administrado ya sea por un médico, psiquiatra o, en algunos casos, un psicólogo clínico. Los antidepresivos pueden ayudar a reducir los síntomas de la bulimia cuando se utilizan junto con la psicoterapia. Los dietistas y otros profesionales de la salud pueden diseñar un plan de alimentación.

...