Colelitiasis (cálculos biliares)


Abdomen | Gastroenterología | Colelitiasis (cálculos biliares) (Disease)


Descripción

La Colelitiasis también llamada cálculos biliares es la solidificación cristalina formada en el interior de la vesícula biliar debido a la acumulación de componentes de la bilis.

Los cálculos biliares se presentan en tres variedades: las piedras de colesterol - varían en color desde el amarillo claro a verde oscuro o marrón y son ovales 2 a 3 cm de longitud, a menudo con un pequeño círculo oscuro; los cálculos de pigmento son piedras pequeñas y oscuras hechas de bilirrubina y sales de calcio, y los cálculos biliares mezclados.

Los síntomas que se pueden presentar son: dolor en la parte superior derecha o media del abdomen, fiebre, coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos, condición llamada ictericia, heces de color arcilla, náuseas y vómitos. La obstrucción de la vía biliar o del conducto cístico común por los cálculos biliares pueden causar complicaciones como: colecistitis aguda, colangitis, colecistitis - crónica; coledocolitiasis y pancreatitis.

Causas y factores de riesgo

Los cálculos se deben a la acumulación de componentes de la bilis y se forman en la vesícula biliar, pero pueden pasar distalmente en otras partes del tracto biliar tal como el conducto cístico, el conducto biliar común, o el conducto pancreático.

El aumento el riesgo de desarrollar cálculos biliares está representado por las siguientes condiciones: trasplante de médula ósea o de órganos grandes, la diabetes, la insuficiencia de la vesícula biliar para vaciar correctamente, cirrosis hepática e infecciones de las vías biliares, las condiciones médicas que hacen que el hígado produzca demasiada bilirrubina, como la anemia hemolítica crónica, incluyendo la anemia de células falciformes, la pérdida rápida de peso por comer una dieta muy baja en calorías, después de una cirugía bariátrica y recibir nutrición por vía intravenosa durante un periodo de tiempo prolongado (alimentaciones intravenosas).

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se confirma tras la siguiente investigación: un análisis de sangre (nivel de bilirrubina, niveles de enzimas hepáticas, función hepática, recuento de glóbulos blancos) y las imágenes médicas (ecografía abdominal, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM), colangiografía percutánea transhepática (ACTP).

El tratamiento puede ser médico o quirúrgico, que implica la extirpación de la vesícula también conocida como colecistectomía.

...