Erisipela


Piel | Dermatología | Erisipela (Disease)


La erisipela es una infección que puede ocurrir en cualquier parte de la piel, incluyendo la cara, brazos, dedos, piernas y dedos de los pies, pero tiende a favorecer a las extremidades. El tejido graso es más susceptible a la infección, y las áreas faciales típicamente alrededor de los ojos, las orejas y las mejillas.

Los pacientes suelen presentar síntomas tales como fiebre alta, temblores, escalofríos, fatiga, dolores de cabeza, vómitos y enfermedades, en general dentro de las 48 horas de la infección inicial. La lesión cutánea eritematosa aumenta rápidamente y tiene un borde levantado muy delimitado. Se presenta como un enrojecimiento, inflamación, erupción caliente, templada y dolorosa, similar en consistencia a la cáscara de una naranja. Las infecciones más severas pueden causar vesículas, ampollas y petequias, con posible necrosis de la piel. Los ganglios linfáticos pueden estar inflamados y el linfedema puede ocurrir. En ocasiones, se puede ver una raya roja que se extiende a los ganglios linfáticos.

Causas y factores de riesgo

La erisipela es una infección causada por la bacteria Streptococcus grupo A que afecta a la piel. Puede afectar a niños y adultos. Un corte en la piel, problemas de drenaje linfático, y úlceras de la piel aumentan el riesgo de infección. En el 20% de los casos se trata de la cara.

Esta enfermedad es más común entre los ancianos, los lactantes y los niños. Las personas con deficiencia inmune, diabetes, alcoholismo, ulceración de la piel, infecciones por hongos y drenaje linfático (por ejemplo, después de la mastectomía, la cirugía pélvica, injerto de bypass) también están en mayor riesgo.

Las infecciones repetidas de las extremidades pueden conducir a la inflamación crónica (linfadenitis).

Diagnóstico y tratamiento

La terapia depende de la gravedad de la enfermedad. Algunos pacientes pueden ser tratados con antibióticos orales y como pacientes ambulatorios mientras que otros necesitan monitoreo y medicación intravenosa. Los medicamentos comúnmente utilizados son: penicilina, cephelexin (Keflex), azithromcin (Z-Pac), o eritromicina.

...