Hipertensión esencial (presión arterial alta)


Pecho | Cardiología | Hipertensión esencial (presión arterial alta) (Disease)


En la presión arterial, el número superior, la presión arterial sistólica, corresponde a la presión en las arterias cuando el corazón se contrae y bombea sangre hacia las arterias. El número inferior, la presión diastólica, representa la presión en las arterias cuando el corazón se relaja después de la contracción. La presión diastólica refleja la presión más baja a la cual las arterias se exponen.

La hipertensión generalmente no produce síntomas. Esto significa que la mayoría de las personas no se dan cuenta de que la tienen. Los expertos recomiendan la toma de la presión arterial con regularidad (preferentemente anual).

Sin embargo, los síntomas pueden aparecer cuando la presión cambia rápidamente o llegar a ser muy alta. Los primeros síntomas de empeoramiento de la hipertensión pueden incluir dolores de cabeza, visión borrosa, mareos, náuseas y fatiga leves. A medida que empeora la hipertensión, los síntomas pueden progresar a dolores de cabeza que empeoran, el empeoramiento de los problemas de visión, y las palpitaciones.

Causas y factores de riesgo

La hipertensión esencial (también llamada hipertensión primaria o hipertensión idiopática) es la forma de hipertensión que, por definición, no tiene una causa identificable. Es el tipo más común de hipertensión, afecta al 95% de los pacientes hipertensos, tiende a ser familiar y es probable que sea la consecuencia de una interacción entre factores genéticos y ambientales. La prevalencia de la hipertensión esencial se incrementa con la edad, y las personas con presión arterial relativamente alta en las edades más jóvenes están en mayor riesgo para el posterior desarrollo de la hipertensión. La hipertensión puede aumentar el riesgo de eventos cerebrales, cardiacos y renales.

Diagnóstico y tratamiento

La presión arterial se mide con un manguito de presión sanguínea y un estetoscopio por una enfermera o profesional de la salud. Una persona no puede tomar su presión sanguínea propia a menos que utilice un dispositivo de vigilancia electrónico.

El tratamiento de la hipertensión incluye una dieta baja en sal, evitar el tabaco y el humo secundario, ejercicio, reducción de peso, la obesidad y medicamentos para controlar la presión arterial. En raras ocasiones, la cirugía puede ser necesaria para tratar algunas de las causas de la hipertensión.

...