Fractura (hueso roto)


General u Otro | Ortopedia | Fractura (hueso roto) (Disease)


Un hueso roto o fractura se produce cuando una fuerza ejercida contra un hueso es más fuerte de lo que este puede soportar estructuralmente. Las fracturas son diferentes de otras lesiones musculo esqueléticas tales como las dislocaciones, aunque puede haber ocasiones en las que es difícil distinguirlas o cuando pueden ser en realidad más de un tipo de lesión. En caso de duda, lo mejor es tratarla como si la lesión fuera una fractura.

Los sitios comunes de fracturas óseas incluyen la muñeca, el tobillo y la cadera. Las fracturas de cadera ocurren con mayor frecuencia en personas de edad avanzada. Los huesos rotos tardan entre cuatro y ocho semanas en sanar, dependiendo de la edad y la salud de la persona y el tipo de fractura.

Los síntomas de una fractura de hueso dependen del hueso particular y la gravedad de la lesión, pero pueden incluir: dolor, hinchazón, hematoma, deformidad, incapacidad para utilizar la extremidad.

Causas y factores de riesgo

Por su causa puede haber dos tipos de fracturas:

(1) fractura traumática - Se trata de una fractura por trauma sostenido. Por ejemplo fracturas causadas por una caída, accidente de tráfico, luchar etc.

(2) fractura patológica - Una fractura de un hueso que se ha hecho débil por una enfermedad subyacente se denomina fractura patológica. Por ejemplo la fractura de un hueso debilitado por la metástasis. La osteoporosis es la causa más común de fractura patológica.

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que la fractura ha sido diagnosticada, el tratamiento inicial para la mayoría de las fracturas de las extremidades es una férula. Piezas acolchadas de yeso o de fibra de vidrio se colocan sobre el miembro lesionado, envuelto con gasa y un vendaje elástico para inmovilizar y facilitar el descanso. Las articulaciones por encima y por debajo de la lesión se inmovilizan para evitar el movimiento en el lugar de la fractura.

Esta férula inicial no cubre completamente la extremidad. Después de unos días, la férula se retira y se sustituye por un molde circunferencial. La colocación circunferencial no se hace inicialmente porque las fracturas tienden a hincharse (edema). Esta inflamación podría provocar una acumulación de presión debajo del yeso, produciendo un aumento del dolor y el potencial de daño a los tejidos. Sin embargo, si la fractura requiere reducción (poniendo los huesos en alineación) podría haber una necesidad de reparto circunferencial para mantener la mayor parte en su lugar.

...