Alzheimer


Cabeza | Neurología | Alzheimer (Disease)


Descripción

La enfermedad de Alzheimer (EA) es la forma más común de demencia. No existe una cura para la enfermedad, que empeora a medida que avanza, y finalmente lleva a la muerte.

En la enfermedad de Alzheimer, las células del cerebro se degeneran y mueren, causando una disminución constante en la memoria y la función mental. Los primeros síntomas de la enfermedad que puede notar son el olvido y la confusión leve. Con el tiempo, la enfermedad tiene un impacto cada vez mayor en la memoria, la capacidad de hablar y escribir con coherencia, y el juicio y resolución de problemas. Cambios cerebrales asociados con la enfermedad de Alzheimer conducen a una creciente dificultad con la memoria, la desorientación y la mala interpretación de las relaciones espaciales, hablar y escribir, pensar y razonar, hacer juicios y decidir, la planificación y la realización de tareas habituales, cambios en la personalidad y la conducta. Las personas con Alzheimer pueden experimentar: depresión, ansiedad, aislamiento social, cambios de humor, la desconfianza en los demás, irritabilidad y agresividad, cambios en los hábitos de sueño y vagabundeo.

Causas y factores de riesgo

La causa de la mayoría de los casos de Alzheimer es todavía esencialmente desconocido. Los científicos creen que en la mayoría de la gente, es resultado de una combinación de factores genéticos, estilo de vida y del medio ambiente que afectan al cerebro a través del tiempo. Los factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer son: la genética, la edad, sexo, estilo de vida y la salud del corazón.

Diagnóstico y tratamiento

La enfermedad de Alzheimer puede ser diagnosticada después de la muerte, cuando el cerebro puede ser examinado de cerca, por ciertos cambios microscópicos causados por la enfermedad, pero las pruebas y un proceso de eliminación ayudan a diagnosticar lo que se refiere a la enfermedad de Alzheimer con una precisión de casi el 90%.

No existen tratamientos farmacológicos disponibles que pueden proporcionar una cura para la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, se han desarrollado medicamentos que pueden mejorar los síntomas, o temporalmente ralentizar su progresión, en algunas personas.

...