Gastroparesia


Abdomen | Gastroenterología | Gastroparesia (Disease)


Una persona con gastroparesia tiene una condición crónica en la que el estómago tarda más de lo normal en empujar los alimentos al intestino delgado. Los principales síntomas de la gastroparesia son náuseas y vómitos. Otros síntomas incluyen dolor abdominal, distensión abdominal, saciedad temprana (sentirse lleno rápidamente al comer), y en casos severos, la pérdida de peso debido a una reducción de la ingesta de alimentos a causa de los síntomas. La reducción y la restricción de los tipos de alimentos que se comen pueden llevar a deficiencias nutricionales.

El vómito de la gastroparesia ocurre generalmente después de las comidas, sin embargo, con gastroparesia severa, el vómito puede ocurrir sin comer debido simplemente a la acumulación de secreciones en el estómago. El vómito característico ocurre varias horas después de una comida cuando el estómago está máximamente distendido por la presencia de alimento y las secreciones estimuladas por la comida. Puesto que la acción de molienda del estómago está ausente, la comida vomitada a menudo permanece en trozos más grandes y se reconoce fácilmente.

Causas y factores de riesgo

La gastroparesia es causada por algo que daña al nervio vago, este estimula que los músculos del estómago se contraigan. Los alimentos también pueden endurecerse y formar masas sólidas llamadas bezoares, que pueden causar náuseas, vómitos y, a veces, la obstrucción en el estómago.

La causa más común de la gastroparesia es la diabetes, que puede dañar los nervios de todo el cuerpo. Otras causas posibles incluyen la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el daño al nervio vago. La gastroparesia también se ha asociado con diversas enfermedades del tejido conectivo, tales como esclerodermia y el síndrome de Ehlers-Danlos, y condiciones neurológicas, como la enfermedad de Parkinson. También puede ocurrir como parte de un trastorno mitocondrial.

Diagnóstico y tratamiento

El tratamiento de la gastroparesia puede incluir la reducción de peso, suplementos vitamínicos y comidas pequeñas y frecuentes. Otras medidas incluyen una dieta baja en grasas, dieta baja en fibra, medicamentos para las náuseas y los medicamentos para estimular el vaciado del estómago.

...