Fractura del Húmero (brazo)


Brazos | Ortopedia | Fractura del Húmero (brazo) (Disease)


Los tres huesos que se unen para formar el codo pueden romperse de diferentes maneras. Una fractura de húmero distal es una fractura del codo. El húmero distal es el extremo del hueso del brazo superior que forma la parte superior del codo.

Este tipo de fracturas son bastante infrecuentes. Representan aproximadamente el 2% de las fracturas en los adultos. El codo es una articulación complicada y sus fracturas pueden implicar tanto a los huesos del antebrazo, como al húmero.

Los síntomas de fractura del brazo son:

• Un gran dolor que aumenta al mover el brazo

• Hinchazón

• Deformidad evidente en comparación con el otro brazo

• Posible herida abierta ya sea desde el hueso, con punción de la piel o con rotura de esta durante la lesión

• Disminución de la sensibilidad o incapacidad para mover la extremidad, lo que puede indicar daño a los nervios

Causas y factores de riesgo

• Un golpe directo durante una caída (de aterrizaje directamente en el codo) o ser golpeado por un objeto duro (bate de béisbol, salpicadero de un coche o una puerta en caso de accidente).

• Una fractura indirecta durante una caída si una persona cae sobre su brazo extendido con el codo rígido. El cúbito (uno de los huesos del antebrazo) es impulsado hacia el húmero distal, haciendo que se rompa.

Casi todas las lesiones en el brazo que dan lugar a un hueso roto son causadas de 2 maneras: caídas y traumatismos directos.

• La caída típica que produce una fractura ocurre cuando usted se cae sobre su mano extendida. La ubicación de la fractura puede ser desde la muñeca hasta el hombro dependiendo de la dirección de la caída, la edad de la persona, y otros factores que modifican las tensiones aplicadas al hueso.

•Un trauma directo, que puede ser por un golpe directo de un objeto, como un balonazo, el trauma en un accidente de coche, o cualquier accidente con aplicación directa de fuerza a una parte del brazo.

Diagnóstico y tratamiento

La mayoría de las fracturas de húmero se curan sin necesidad de cirugía. La mayoría de los pacientes pueden ser tratados con un cabestrillo, y el tiempo sanara la fractura. La conversión no es posible en la mayoría de los tipos de fracturas de húmero.

La cirugía puede ser necesaria cuando los fragmentos óseos están lejos de su posición. La determinación de cuando la alineación es aceptable depende de un variado número de factores. Las fracturas cerca de las articulaciones del hombro y el codo, especialmente las que se extienden dentro de la articulación, son más propensas a requerir cirugía. Por el contrario, las fracturas en el centro de la diáfisis del hueso raramente requieren cirugía, incluso cuando los fragmentos de hueso no aparecen perfectamente alineados. ...