Absceso intraespinal (acumulación de pus)

Espalda | Reumatología | Absceso intraespinal (acumulación de pus) (Disease)


Un absceso es una infección localizada, generalmente causada por una bacteria, que ha sido amurallada por una capa protectora llamada membrana piógena. La formación de un absceso es un mecanismo de defensa diseñado para impedir la propagación del organismo infeccioso a otras partes del cuerpo.

Los abscesos superficiales suelen ser dolorosos y estar hinchados y calientes al tacto. La piel que cubre el absceso puede aparecer enrojecida. A pesar de que un absceso puede aparecer en cualquier órgano o tejido, los sitios más comunes incluyen el pecho (absceso mamario), las encías (absceso dental), la axila, la ingle y el área perineal (por ejemplo, absceso de Bartolino, absceso pilonidal).

Los sitios menos comunes incluyen el hígado, el pulmón, el tracto

gastrointestinal, el riñón, el bazo, el páncreas, el cerebro y la médula espinal. En estos casos, el organismo infeccioso normalmente es transportado por el torrente sanguíneo (diseminación hematógena) hasta el órgano afectado.

Los abscesos se clasifican de acuerdo a su ubicación tal como sigue: en la cavidad abdominal (absceso intraperitoneal), cerca de los riñones o la columna vertebral (absceso retroperitoneal), dentro de los órganos abdominales (absceso visceral).

Causas y factores de riesgo

El absceso contiene pus formado por células de tejido destruido, microorganismos (muertos y vivos), y por las células blancas de la sangre (leucocitos) que se han llevado a la zona para combatir la infección. Si el absceso aumenta o disminuye depende de si ganan la mano los microorganismos o los leucocitos. Los hongos o parásitos unicelulares (amebas) también pueden causar abscesos. Los abscesos pueden formarse como reacción a una herida punzante, a un cuerpo extraño (por ejemplo, una astilla), o a una glándula obstruida o un folículo.

Diagnóstico y tratamiento

Si el absceso interno es pequeño, el cirujano puede drenarlo con una aguja fina. Dependiendo de la ubicación del absceso, esto puede llevarse a cabo utilizando ya sea anestesia local o general. Si el absceso interno es demasiado grande para drenar con una aguja, o si la aguja de drenaje no ha sido eficaz en la eliminación de todo el pus, puede necesitarse una cirugía para eliminarlo.

...



You can connect with us directly at anytime

You can connect with us through any social network (LinkedIn, Facebook, X/Twitter) - or else Easy & Quick way to connect via email us at « contact@iValueHealth.NET ».