Iritis (inflamación del ojo)


Ojos | Oftalmología | Iritis (inflamación del ojo) (Disease)


La Iritis es una forma de uveítis anterior y se refiere a la inflamación del iris del ojo. Hay dos tipos principales de iritis: aguda y crónica. Difieren de muchas maneras. La Iritis aguda puede curar de forma independiente dentro de unas pocas semanas. Si no se proporciona tratamiento, la iritis aguda mejora rápidamente. La Iritis crónica puede existir durante meses o años antes de que ocurra la recuperación y no responde al tratamiento. La Iritis crónica también se acompaña de un mayor riesgo de deficiencia visual grave.

El iris es la parte circular, de color de la parte frontal del ojo con la pupila oscura en el centro.

Está formado por fibras musculares que controlan la cantidad de luz que entra en la pupila para que podamos ver con claridad. El iris realiza esta tarea al hacer la pupila más pequeña en la luz brillante y más grande en la penumbra. El iris es la parte anterior del tracto uveal del ojo (el iris en la parte delantera y el cuerpo ciliar y el tracto uveal detrás de él). En algunas personas, el iris puede inflamarse. Esto se denomina iritis.

La inflamación de la parte frontal del ojo se conoce como uveítis anterior o iritis, mientras que la inflamación detrás de esto se conoce como uveítis posterior.

Generalmente se desarrolla rápidamente y por lo general afecta sólo a un ojo. Los signos y síntomas pueden incluir cualquiera o todos los siguientes: dolor en el ojo o región frontal; dolor empeorado en los ojos cuando se exponen a la luz brillante, ojos enrojecidos, sobre todo al lado del iris, pupila pequeña o de forma irregular, visión borrosa, dolor de cabeza, aumento de la producción de lágrima en el ojo. Puede resultar en glaucoma y / o cataratas, que conducen a una marcada disminución de la visión.

Causas y factores de riesgo

La Iritis puede ser consecuencia de un trauma (iritis traumática) o causas no traumáticas. En un número significativo de casos, no se encuentra ninguna causa. Un traumatismo directo en el ojo puede causar la inflamación traumática del iris.

La iritis no traumática se asocia frecuentemente con ciertas enfermedades sistémicas (enfermedades que afectan a múltiples ubicaciones en todo el cuerpo), tales como la espondilitis anquilosante, el síndrome de Reiter, la sarcoidosis, la tuberculosis, la enfermedad inflamatoria del intestino, y la psoriasis. Cabe destacar una especial atención en iritis asociadas con la artritis reumatoide juvenil.

Las causas infecciosas pueden incluir la enfermedad de Lyme, la tuberculosis, la toxoplasmosis, la sífilis, y el herpes simplex y el virus de herpes zoster.

Diagnóstico y tratamiento

El tratamiento busca reducir los síntomas y determinar la causa de la enfermedad y puede incluir gotas para los ojos con esteroides y medicamentos para el dolor.

...