Celulitis orbitaria (tejido blando de los ojos)


Ojos | Oftalmología | Celulitis orbitaria (tejido blando de los ojos) (Disease)


Descripción

Los términos celulitis orbitaria y periorbitaria, se refieren a una inflamación e infección de los tejidos y la piel que rodean el ojo.

La celulitis periorbitaria implica el área de la piel del párpado hasta el área ósea que rodea el ojo. La celulitis orbitaria es una infección que compromete el ojo y las estructuras dentro de la cavidad ósea de la cara.

Los síntomas de la celulitis orbitaria pueden incluir: hinchazón dolorosa del párpado superior e inferior, y, posiblemente, la ceja y la mejilla, protrusión ocular, disminución de la visión, dolor de ojos, especialmente cuando se mueven, fiebre, generalmente de 102 grados Fahrenheit (38,88 grados centígrados) o superior, sensación general de malestar, movimientos oculares difíciles, y párpados brillantes de color rojo o púrpura.

Causas y factores de riesgo

Las bacterias de una infección sinusal (Haemophilus influenzae) generalmente causan esta afección en los niños.

La celulitis orbitaria debida a esta bacteria solía ser mucho más común en niños pequeños hasta los 6 -7 años. Sin embargo, ahora la infección es poco frecuente debido a la vacuna HiB (Haemophilus influenzae B).

Las bacterias Staphylococcus aureus, Streptococcus pneumoniae y estreptococos beta-hemolíticos también pueden causar celulitis orbitaria.

Otras causas incluyen un orzuelo en el párpado, picaduras de insectos o lesiones recientes en el párpado. Las infecciones por celulitis orbitaria en los niños pueden empeorar muy rápidamente y conducir a la ceguera.

La celulitis orbitaria tiene varias causas y puede asociarse con complicaciones graves. Hasta un 11% de los casos resultan en la pérdida visual. El diagnóstico temprano y el manejo adecuado son esenciales para la curación del paciente.

Antes de la disponibilidad de antibióticos, los pacientes con celulitis orbital tuvieron una tasa de mortalidad del 17%, y el 20% de los supervivientes, quedaban ciegos del ojo afectado.

Sin embargo, con un diagnóstico precoz y el uso adecuado de los antibióticos, esta tasa se ha reducido de manera significativa.

Diagnóstico y tratamiento

Se realizan análisis de sangre para determinar la extensión de la enfermedad y cultivos para identificar la bacteria.

Una tomografía computarizada o resonancia magnética delineará la gravedad y el tamaño de la infección, y, posiblemente, la fuente primaria, tal como la sinusitis.

Es necesario un tratamiento agresivo ya que una infección por celulitis orbital puede empeorar muy rápidamente.

Normalmente, se administran antibióticos intravenosos. La cirugía puede ser necesaria para drenar el absceso. ...