Osteomielitis (infección ósea)


General u Otro | - Otros | Osteomielitis (infección ósea) (Disease)


Las bacterias pueden infectar a los huesos de varias maneras. Las bacterias pueden llegar al hueso a través del torrente sanguíneo a otras áreas infectadas en el cuerpo. Esto se llama osteomielitis hematógena, y es la forma más común de contraer infecciones óseas. Otra forma es por una infección directa, cuando la bacteria entra en los tejidos del cuerpo a través de una herida y viaja hasta el hueso.

Los síntomas de la osteomielitis pueden incluir dolor y / o sensibilidad en la zona afectada, hinchazón y calor en la zona afectada, fiebre, náuseas, malestar general, inquietud o sensación de enfermedad, y el drenaje de pus en la piel. Otros síntomas que pueden estar asociados con esta enfermedad incluyen sudoración excesiva, escalofríos, dolor de espalda baja (si la columna está comprometida), hinchazón de los tobillos, pies y piernas, cambios en la marcha (produciendo una cojera. )

Las fracturas abiertas son lesiones que ocasionan la osteomielitis, una herida abierta crónica o infección de tejidos blandos eventualmente pueden extenderse hacia abajo hasta la superficie del hueso, lo que lleva a una infección ósea secundaria.

Causas y factores de riesgo

La osteomielitis es una infección del hueso a menudo causada por una bacteria llamada Staphylococcus aureus. Dependiendo de cómo el hueso se infecta y la edad de la persona, también puede ser por otro tipo de bacterias. En niños y adolescentes, la osteomielitis generalmente afecta a los huesos largos de los brazos y las piernas.

La osteomielitis puede afectar tanto a adultos como niños. Las bacterias u hongos que pueden causar osteomielitis, sin embargo, difieren entre los grupos de edad. En los adultos, la osteomielitis suele afectar a las vértebras y la pelvis. En los niños, suele afectar a los extremos adyacentes de los huesos largos. Los huesos largos (los huesos de las extremidades) son huesos grandes y densos que brindan resistencia, estructura y movilidad. Ellos incluyen el fémur y la tibia en las piernas y el húmero y el radio en los brazos.

Diagnóstico y tratamiento

Los tratamientos más comunes para la osteomielitis son antibióticos y cirugía para eliminar los fragmentos de huesos que están infectados o muertos. Una biopsia ósea revela qué tipo de germen está causando la infección, por lo que el médico puede elegir un antibiótico que funcione particularmente bien para este tipo de infección. Los antibióticos generalmente se administran a través de una vena en el brazo durante al menos seis semanas. Los efectos secundarios pueden incluir náuseas, vómito y diarrea.

...