Poliomielitis (polio)


General u Otro | Neurología | Poliomielitis (polio) (Disease)


La poliomielitis (polio) es una enfermedad viral altamente contagiosa, que afecta principalmente a los niños pequeños. El virus se transmite a través de alimentos y agua contaminada, y se multiplica en el intestino, desde donde se puede invadir el sistema nervioso.

La prevalencia mundial de la infección ha disminuido considerablemente desde entonces, debido a los programas de inmunización agresivos. La erradicación de esta enfermedad en la presente década es una prioridad para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Muchas personas infectadas no tienen síntomas, pero excretan el virus en sus heces, por lo tanto, es posible la transmisión de la infección a otras personas. Los síntomas iniciales de la polio incluyen fiebre, fatiga, dolor de cabeza, vómitos, rigidez en el cuello y dolor en las extremidades. En una pequeña proporción de casos, la enfermedad causa parálisis, que a menudo es permanente.

Causas y factores de riesgo

La poliomielitis es una infección por enterovirus que pueden manifestarse en 4 formas diferentes: infección asintomática, enfermedad abortiva, la poliomielitis no paralítica y la enfermedad paralítica. Antes del siglo 19, la poliomielitis se produjo de forma esporádica. Durante los siglos 19 y 20, la poliomielitis epidémica fue más frecuentemente observada, alcanzando su punto máximo a mediados de 1950.

Diagnóstico y tratamiento

La Polio sólo se puede prevenir mediante la inmunización. No hay antivirales eficaces contra los poliovirus. El tratamiento de la poliomielitis es principalmente de apoyo. La analgesia está indicada en casos de mialgias o dolor de cabeza. La ventilación mecánica es a menudo necesaria en pacientes con parálisis bulbar. El cuidado de la traqueotomía es a menudo necesario en pacientes que requieren soporte ventilatorio a largo plazo.

...