Desprendimiento vítreo posterior


Ojos | Oftalmología | Desprendimiento vítreo posterior (Disease)


Descripción

El desprendimiento del vítreo posterior (DVP) es un cambio en el ojo que normalmente no causa pérdida de visión. Es muy común y la mayoría de nosotros va a desarrollarlo en algún momento de nuestras vidas.

Aunque puede causar algunos síntomas de frustración, no causa dolor, daño a los ojos, o cambia la forma en que el ojo funciona. En la gran mayoría de los casos, DVP no conducirá a cambios a largo plazo en su visión.

Causas y factores de riesgo

A medida que envejecen, las diferentes estructuras que conforman el ojo cambian, lo que incluye el gel vítreo. El vítreo está compuesto principalmente de agua y colágeno y tiene consistencia gelatinosa. A medida que envejecemos, el vítreo se vuelve más líquido, menos gelatinoso y no es capaz de mantener su forma habitual. Como resultado, comienza a alejarse de la retina en la parte posterior, hacia el centro del ojo.

Un DVP es un cambio natural del ojo. Más del 75% de la población sobre los 65 años desarrolla un trastorno vascular periférico, y no es raro que se desarrolle en alguien de 40 o 50 años. No es un signo de una enfermedad o problema de salud ocular. Para la mayoría de nosotros un ocurre de manera natural a medida que envejecemos.

Diagnóstico y tratamiento

El ojo puede ser dilatado para inspeccionar la retina con un oftalmoscopio. Un oftalmólogo puede hacer un examen especial con un lente (gonioscopio). Se puede realizar una ecografía del ojo.

El tratamiento generalmente no es necesario si no hay un desgarro o desprendimiento de retina asociado. Si el DVP está asociado con una hemorragia del vítreo posterior, el cirujano puede observar la situación y elegir como eliminar la sangre.

...