Hipertensión pulmonar


Pecho | Neumología | Hipertensión pulmonar (Disease)


La hipertensión pulmonar (PH) es un aumento de la presión sanguínea en la arteria pulmonar, vena pulmonar, o capilares pulmonares, conocidos en conjunto como la vasculatura pulmonar, lo que conduce a la falta de aliento, mareos, desmayos, y otros síntomas, todos los cuales son exacerbados por el esfuerzo.

Causas y factores de riesgo

Cuando no se puede encontrar, una causa subyacente para la presión arterial alta en los pulmones la afección se denomina hipertensión pulmonar idiopática (IPH).

Algunas personas con IPH pueden tener un gen que es un factor de riesgo para desarrollar hipertensión pulmonar. Pero en la mayoría de las personas con hipertensión arterial pulmonar idiopática, no hay una causa reconocida de su hipertensión pulmonar.

La hipertensión pulmonar causada por otro problema médico se denomina hipertensión pulmonar secundaria. Este tipo de hipertensión pulmonar es más común de lo que es la hipertensión pulmonar idiopática. Las causas de la hipertensión pulmonar secundaria incluyen:

El síndrome de Eisenmenger, un tipo de defecto cardíaco congénito, que causa hipertensión pulmonar. Es comúnmente causado por un gran agujero en su corazón entre las dos cámaras inferiores del corazón (ventrículos), llamado defecto septal ventricular (VSD). Este agujero en su corazón hace que la sangre circule de manera anormal. El oxígeno que transporta la sangre (glóbulos rojos) se mezcla con la sangre pobre en oxígeno (sangre azul). Entonces, la sangre vuelve a los pulmones en lugar de ir al resto de su cuerpo, lo que aumenta la presión en las arterias pulmonares y causa la hipertensión pulmonar.

Diagnóstico y tratamiento

La hipertensión pulmonar puede ser una enfermedad grave con una tolerancia al ejercicio disminuida marcadamente e insuficiencia cardiaca. Dado que la hipertensión pulmonar puede ser de cinco tipos principales, una serie de pruebas deben realizarse para distinguir la hipertensión arterial pulmonar venosa, hipóxica, tromboembólica o de variedades diversas.

Se realiza un examen físico para buscar signos típicos de la hipertensión pulmonar. Estos incluyen sonidos alterados del corazón, como un latido separado, un sonido fuerte o P2 pulmonar, cierre de la válvula (parte del segundo ruido cardíaco), regurgitación esternal, posible S3 o tercer ruido cardíaco y pulmonar.

Otros signos incluyen una elevación de la presión venosa yugular, edema periférico (hinchazón de los tobillos y pies), ascitis (hinchazón abdominal debido a la acumulación de líquido), reflujo hepatoyugular y golpeteo.

El tratamiento de la hipertensión pulmonar depende de la causa.

...