Fístula rectovaginal (comunicación anormal)


Pelvis | Obstetricia y Ginecología | Fístula rectovaginal (comunicación anormal) (Disease)


La fístula recto vaginal es una enfermedad donde hay una fístula o conexión anormal entre el recto y la vagina. Puede ser muy debilitante. Si la abertura entre el recto y la vagina es ancha permitirá a la flatulencia y heces escapar a través de la vagina, lo que lleva a la incontinencia fecal.

Las fístulas también se pueden desarrollar en las mujeres y niñas que han sido violadas, las mujeres con fístula recto vaginal a menudo son discriminadas en los países del tercer mundo, y se convierten en parias. También se asocia con la mutilación genital femenina.

Causas y factores de riesgo

Una fístula recto vaginal puede ser consecuencia de lesiones en el parto (la causa más común), la enfermedad de Crohn (la segunda causa más común, la enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal en la que el revestimiento del tracto digestivo se inflama; la mayoría de las mujeres con enfermedad de Crohn nunca desarrollan una fístula recto vaginal, pero tener la enfermedad de Crohn incrementa el riesgo de la enfermedad), cirugía en la vagina, el perineo, el recto o el ano, la eliminación del útero (histerectomía), el tratamiento del cáncer o radiación en el área pélvica y la radioterapia. Una fístula provocada por la radiación generalmente se forma dentro de los dos años siguientes al tratamiento. Antes de la formación, puede experimentarse dolor en el ano o el recto, diarrea con sangre o sangre roja brillante en las heces. Con menos frecuencia, puede ser causada por infecciones en el ano o el recto; infecciones de pequeñas bolsas abultadas en su tracto digestivo (diverticulitis), o trauma vaginal.

Diagnóstico y tratamiento

Hay una asociación con infecciones urinarias y vaginales recurrentes. Este tipo de fístulas pueden causar un mal diagnóstico de los pediatras para el ano imperforado. La Fístula recto vaginal es a menudo el resultado de un trauma durante el parto (en cuyo caso se conoce como fístula obstétrica) en situaciones donde hay atención de salud inadecuada, como en algunos países en desarrollo.

El tratamiento depende de su causa, el tamaño, la ubicación y el efecto sobre los tejidos circundantes. A veces, sanan por sí solas, pero la mayoría de las personas necesitan cirugía para cerrar o reparar la conexión anormal. Antes de una operación, la piel y otros tejidos alrededor de la fístula debe estar sanos, sin signos de infección o inflamación. Su médico le puede aconsejar un período de espera de hasta tres meses antes de la cirugía para asegurar que el tejido circundante sea saludable.

...