Quiste Sebáceo


Piel | Dermatología | Quiste Sebáceo (Disease)


Los quistes que forman el tejido epidérmico (capa de la piel), son llamados quistes sebáceos. Este tipo de quiste es común, no canceroso, y no es una condición grave del cuerpo. El cuero cabelludo,las orejas,la espalda,la cara y la parte superior de los brazos, son los lugares más comunes donde se producen los quistes sebáceos, aunque se pueden presentar en cualquier área, excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies. En los hombres, se forman quistes sebáceos con predilección por el pecho y el escroto (en ambos sexos es más común en las áreas con pelo, que en aquellas sin pelo).

Los quistes son suaves al tacto, varían en tamaño y por lo general tienen una forma redonda. El desarrollo de los síntomas de un quiste sebáceo, incluye formaciones redondas, sin dolor y relieve en la piel. Los quistes sebáceos generalmente son pálidos, siendo móviles bajo la piel. Estos quistes se desarrollan durante un periodo variable de tiempo, (están aumentando de volumen durante este tiempo). Ante la observación de dichas formaciones, cualquier persona debe informar al médico para quitarlo.

Causas y factores de riesgo

Los quistes sebáceos se forman cuando la queratina, (una proteína producida por la epidermis), bloquea una glándula sebácea. Esto crea una bolsa que se llena con una sustancia blanquecina (segregada por la consistencia aceitosa de las glándulas sebáceas), llamada sebo. Los quistes sebáceos pueden estar causados por un trauma en la piel,por la inflamación de los folículos pilosos,por niveles altos de testosterona, y algunos síndromes hereditarios como el síndrome de Gardner y el síndrome de Nevus de las células basales.

Diagnóstico y tratamiento

La diagnosis de un quiste sebáceo, se hace generalmente después de la aparición. Sin embargo, puede realizarse una biopsia, para una verificación adecuada de otras enfermedades como las infecciones o el cáncer de piel. Es posible que el reconocimiento y el diagnóstico de un quiste sebáceo se retrase porque los síntomas son leves, (a menudo no causan ninguna molestia),y son similares a los síntomas de otras enfermedades.

El tratamiento consiste en aplicar calor con una almohadilla caliente directamente sobre el quiste durante unos 15 minutos, dos veces al día durante un período de 10 días. Esta técnica se ha demostrado que presenta algunos inconvenientes, hay quistes que fueron infectados con esta técnica, si se han sobrecalentado o las almohadillas no eran estériles. ...